LA EDAD DE JADE

EDAD DE JADE

Con este término en nuestro idioma hacemos referencia a dos minerales: La nefrita, de silicato de calcio y magnesio, fibrosa y con una dureza de 6,5 en la escala de Mohs; y la jadeíta, de silicato de socio y aluminio, cristalina y con una dureza de 7. El origen de esta piedra se encuentra en Sudamérica y Asia, concocida por los españoles y portugueses como “piedra del riñón” por sus supuestas cualidades curativas, siendo el nombre científico el de lapis nephriticus.

En China hay una clara diferencia entre ambos minerales, es la nefrita la que tiene un principio de vitalidad Yang, es el semen del dragon depositado y cristalizado en las entrañas de la tierra, la esencia del cielo que permaneció en los suelos antes de que el Cielo y Tierra se separasen, la autoridad en el rito. Esta, inexistente en China se traía desde Khotan, cerca de las montañas de Kunlun, donde habitaba La Reina Madre de Occidente (西王母), que simboliza ya desde los Shang –la primera dinastía histórica– la inmortalidad y la felicidad en tierra. Según el 说文解字 El Diccionario etimológico de la dinastía Han, el jade posee “las cinco virtudes. La claridad por su lustre, brillante pero sin deslumbrar; rectitud por su transparencia, al revelar el color y sus vetas; sabiduría por su pureza y la penetrante calidad de su sonido; valor por que se rompe, pero no se pliega, y justicia porque sus bordes afilados no hieren.”

Los primeros restos han sido datados entre el 3500 y 2000 a.C.  marcando el intervalo entre la Edad de Piedra y la Edad de Bronce, período en el que el poder de los chamanes y los gobernantes se une, formando una clase social superior basada en el monopolio del ritual y la legitimidad que este proporciona.  El jade cumplía aquí el papel de mediador de lo sobrenatural, lo mágico, las fuerzas de la naturaleza, era incluso más valorado que el oro.

El color de los jades oscila entre un marrón verdoso, ocre, verde azulado, gris azulado, o blanco azulado. También es posible encontrar jades blancos y opacos como resultado de la calcificación por corrosión. Según la tradición el jade puede cambiar de color al exponerse a venenos, siendo usado para su prevención.

Todas estas características, junto a la dificultad de pulirlo, han hecho que desde su origen el jade se usase por las más altas jerarquías. La técnica de pulir el jade conlleva un proceso largo y costoso: En principio se cortaba manualmente, usando un cuchillo de hueso o bambú, cubriendo su superficie con un ungüento grasiento mezclado con un abrasivo en polvo, arenas de cuarzo. En el siglo XV a.C. el jade se trabajo con el “cuchillo mágico” o punta de corindón, que en su punta llevaba un mineral corindón –el segundo en dureza después del diamante– que taladraba, al que posteriormente se le añadió movimiento rotatorio por medio de un pedal.

En el 3500, en Manchuria abundaban los Zhulong 猪龙 o dragón-cerdo, una figura de jade verdusco y bien pulimentados, con forma de reptil enroscado entorno a un agujero central, y cuya cabeza se asemeja a la de un cerdo. Esta figura esta simbólicamente asociada a los ritos de fertilidad, porque normalmente lo acompañaban figuras femeninas de cerámica y por su propia estructura de Dragón asociado a las lluvias y cerdo, la base de la alimentación.

Las culturas Dawenkou y Longshan, entre otras, usaban el jade para formar cadenas, collares de cuentas, pulseras, cuchillos y  hachas ceremoniales. Se fabricaban insignias de rango  y mascaras con rasgos semihumanos. De todas estas formas caben destacar por su importancia en el ritual las siguientes:

El Bi 璧 un círculo de jade blanco perforado en su parte central y definido por el 说文解字 como “disco de doble tamaño que el agujero central”. Esta relacionado con las plegarias al Cielo y , denota la categoría social. Estas piezas se colocaban sobre los 7 orificios que se practicaban en el cadáver: Sobre el pecho un Bi, a su derecha un cetro Gui, a los pies un semicíruclo Huang, en la cabeza un Zhang, en la boca una cigarra de jade, símbolo de la nueva vida y la felicidad junto a un puñado de arroz. La forma circular del Bi no se decoró hasta la dinastía Zhou –segunda dinastía–, cuando los jades perdieron su significado ritual para ser meramente ornamentales, con un granulado y una decoración de animales, tales como el dragón o el fénix.

El cetro Gui 圭 esta hecho en jade, y tiene su origen en las hachas rituales. Son de forma oblonga y tridimensional, con un borde biselado y el otro redondeado. Se trata de una tableta ceremonial que indicaba la categoría superior, como una insignia de rango y poder.

El semicírculo Huang  es un ornamento de jade que denotaba estatus social, y que según el Clásico de Montañas y Mares –libro dedicado a la geografía, mitología y cultura china del siglo IV a.C.–, fue usado por el rey Qi de la dinastía Xia, hijo del Gran Yu (véase entrada Los orígenes mitológicos de China): mientras danzaba,”en la mano izquierda sostenía un abanico de plumas, en su mano derecha sostenía un anillo Huan, y portaba en su cintura un semicírculo Huang.

El cetro Zhang 璋 también estaba hecho en jade, y tenía el mismo orígen que el Gui, siendo su forma la mitad vertical de este. Se trata de una tableta ceremonial que se usaba como ofrenda a los dioses. Los padres entregaban a sus hijos varones un Zhang, para que estos al crecer fuesen ricos y poderosos, así mismo al nacimiento de un niño varón se podía regalar como felicitación.

El Cong 琮 es un tubular de jade o piedra rectangular en el exterior. Suelen estar decorados con caras de animales o taotie –máscara de dragón–. Al igual que el Bi, se usaba en ceremonias como un instrumento de comunicación entre Cielo y Tierra, usándose para plegarias dedicadas a esta última. Tanto el Cong como el Bi se encontraban en ricos ajuares funerarios que nos hablan también de la existencia de clases sociales privilegiadas, y de un chaman a través del cual se realiza el rito, con piezas que unen el arte, la religión y la política. En las dinastías Shang y Zhou –las dos primeras–su exterior dejará de ser decorado con animales, para ser incisiones que hacen referencia a los trigramas del YiJing –representaciones de una realidad usadas en el libro oracular YiJing Clásico de las Mutaciones–, aumentando para ello la longitud de la pieza.

Parece que la perennidad de una piedra proveniente de los cielos, que con un largo y minucioso trabajo se ha vuelto magnifica, se asocie a la creencia de una continuidad del hombre y su posición social después de la muerte. Pero el jade perdería su importancia ritual por su dificultad de fabricación, y en los pocos lugares en los que se encontraba, y lo sustituiría el bronce, dando lugar a la Edad de Bronce.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NEOLÍTICO Y CHINA ARCAÍCA, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA EDAD DE JADE

  1. Daniel dijo:

    Espléndido. Paso por paso nos introduces a nuevos conocimientos de diversas materias, mientras que nos llevas a una época mítica a unos ojos legas como los mios. A por el siguiente!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s